Páginas vistas en total

jueves, 13 de febrero de 2014

Gran día de San Valentín

Gran día de San Valentín 

Las tinieblas empezaban a deshacerse  asomando un ligero haz de luz que  se filtraba por la ventana. Me encontraba en la cama deshecha recordando los momentos vividos, me sentía eufórica, hacía tanto tiempo que nos conocíamos pero nuestros mundos caminaban por bifurcaciones  distintas.

Recuerdo que estaba a punto de ir a la cama cuando sonó el teléfono escuché su voz, hola ¿Podemos vernos ya que estoy cerca  de tu casa? ¡Yo no podía contestar porque estaba pensando!  ¡Y ahora no tengo nada que ponerme! Mi cabeza era un hervidero! Le dije, por favor llámame dentro de media hora porque me has cogido desprevenida y tengo que resolver un problema que ha surgido en el trabajo. Él, muy caballeroso me dijo, de acuerdo te llamaré. Pero cuando colgué el teléfono lo primero que hice fue ir al armario, a descolgar una docena de vestidos que me había comprado para la temporada pero ninguno lo veía adecuado para la ocasión, al fin opte por un vestido negro con un generoso escote y unos tacones altísimos.
Todo era un maratón, el pelo no me gustaba como me lo habían dejado en la peluquería por la tarde, y las uñas no me gustaba el color, uffffffff!!!. Cuantas complicaciones, el teléfono sonó -Hola ¿Ya lo has resuelto todo? - sííí… en un segundo estoy en tu casa
Cuando nos encontramos parecíamos dos jovencitos fuimos a un restaurante que estaba muy próximo y no paramos de hablar.

Caminamos cogidos de la mano por la playa, los zapatos, los llevaba en la mano fueron momentos irrepetibles. Ya de madrugada regresamos a la casa el tiempo se hizo muy corto pero allí  estaba yo,  encantada de la vida.  

Pastora 
Derecho reservados 



1 comentario:

  1. jajajajajaja. ¿Qué mujer no se ha visto alguna vez en esa tesitura?. Ningún vestido sienta bien, el pelo hoy no hay quien lo dome... Pero todo eso, es minúsculo cuando nuestro ser amado mira en lo mejor de nosotras. Te felicito por ésta graciosa y mágica prosa del amor. Mi niña. Besos y abrazos, mi reina.

    ResponderEliminar