Páginas vistas en total

domingo, 29 de septiembre de 2013

Tal vez nos quisimos - Acróstico

                           


T al vez nos quisimos, tal vez nos amamos,
A través del tiempo se quedó grabado,
L entos son los días  que los dos sellamos.  

V iniste en silencio, te fuiste  enlutado,  
E ntre  las corrientes, donde nos  hayamos,
Z afiros tus ojos,  los llevo clavado.

N o quiero sufrir por lo que no firmamos,
O h! No se si  quise,  tal vez  he amado,
S ilenciosamente  atracción  hilvanamos,
Q ue puedo decir,  si tú estás casado,
U nimos las almas y nos encerramos,
I ncierto los días que hemos conquistado,
Siento   expirar  y seguimos callados, 
I ntensas noches, estamos   aferrado,
M omentos del alma,  larguísimos tramos,
O ndeando silencio el viento  ha girado,
S oñando despierto, hoy   nos deseamos. 

Pastora Herdugo
Derechos reservados 

sábado, 28 de septiembre de 2013

Mariposas venid - Acróstico

                         


Mariposas venid-  Acróstico  

ariposas de alas luminosas,
dmirada por tu intensa belleza,
evoloteáis  en praderas verdosas, 
ncierta es tu vida! ¡Que tristeza! 
inceladas brindáis al aire, tan briosas,
ndeando en la brisa con destreza,
ilenciosa en su planear en las rosas, 
l salir el sol brillan  con sutileza,
oplo en las primaveras virtuosas.

enid y  alegrar la naturaleza,
n su cobijo se mostráis  airosas,
enúfares del lago en su tibieza
nterna, siempre os admiran, preciosas,
D ios os  otorgó estética y pureza.

Pastora Herdugo 
Derechos reservados 

jueves, 26 de septiembre de 2013

Que se mezan los trigales

Que se mezan los trigales 

Hoy  mi alma se anega
de tristezas y brumas,
los cristales se empañan,
a través yo vislumbro
la calle,  tan  solitaria,  
tan  húmeda, mis pupilas
se anegan de  llanto,
 y tus recuerdos flotan
al  aire, con momentos
imborrables, cadencia
de tu voz que acompañan
el amor en soledades.
Cuanto anhelo que llegue
ese día, que se mezan
los trigales, con  olas
interminables, con su
aroma y su  frescor ,  
  y espigas y amapolas,
  y nuestros cuerpos se fundan
como preciosos metales.

Pastora Herdugo
Derechos reservados 


lunes, 23 de septiembre de 2013

Te espero en las rubias arenas

                                 
                                                                                 
   


     Te espero en las rubias arenas

Te espero  en la playa desierta, en sus arenas
muy rubias,  tras extensísimos  caminos  de  luz
intensa, donde  existen alboradas  serenas,
te espero vestida de amor, alegre y al trasluz.

Te espero  desde aquella tarde que en la brisa
tu aroma  enredada quedó, entre verdes pinares,
 pues me cautivaste  el corazón  con tu sonrisa,
llegabas como las golondrinas de otros lares.

Para llenarme de ilusión en la madrugada,
te amaré con el suave murmullo de los versos,
y entre sus olas en serena  paz, seré tú  hada

Y   en las largas noches en silenciosa calma,
se elevarán  rumores,  se verterán los besos,
mientras nos amamos con   el corazón  y el alma.


Pastora Herdugo 
Derechos reservado 


viernes, 20 de septiembre de 2013

La dama del lago


                              La dama del lago 
El sol cae a plomo sobre el gran lago azul, sus  rayos perpendiculares van profundizando el agua vistiéndola de pigmentos de oro.
Cuenta la leyenda que una mujer vive en sus profundidades. Y cuando la noche se cubre con su manto, ella  se sienta en la orilla y canta canciones con una voz  melodiosa y sensual, acompañada por una lira.
Un joven de otra comarca, atraído por la leyenda, llegó  hasta aquel lugar, y la  estampa  lo sedujo, y cada vez que su tiempo se lo permitía se acercaba y se recreaba  en la magia de aquel entorno paradisiáco. Los rosales silvestres,  acompañados de grandes juncos, mezclados con lirios y azucenas, rodeaban todo el contorno dándole un aire de magia y espiritualidad.
Aquella tarde, su caballo se detuvo de pronto, y pudo observar que en el  lago había una mujer muy hermosa, la más hermosa que existía en la faz de la Tierra: sus vestiduras de gasas volaban al viento, su pelo castaño ondeaban al ritmo de la brisa,  su sonrisa iluminaba su cara, y unos ojos color miel lo miraba con calidez y amor,  sus labios encendidos y rojos eran como  frutos prohibidos.
Estuvo contemplándola  largo rato paralizado por la emoción, y pronto observó como  se sumergía en las profundidades.
Desde ese instante solo pensaba en ella y quería volver  a encontrarla, quería tocarla, verse otra vez  en esos ojos profundos y misteriosos.
Invocando al señor de las montañas que era el que reinaba por aquellos lugares le pidió -“Señor dame la dicha de poderla contemplar una vez más” -. Murmuraba con un sentimiento de ternura indescriptible.
En ese instante ella  lo llamó con esa voz que él había escuchado en sueños. Estaba al otro lado, él rápidamente se aproximó hasta donde se encontraba.
La mujer solícita le ofreció sus brazos con esa sonrisa   encantadora.
La música los envolvían. Ella lo invitó para que la  acompañara. En  ese instante, el lago se convirtió en una fuente de colores y sonidos  que lo  invadía todo. Con voz cálida le dijo_“ Te enseñaré donde vivo”_ .  Cogidos   de la mano  se fueron sumergiendo en las profundidades.
Cuentan  que por las noches se escuchan suspiros de amor, acompañado de un lira; ella  canta esas canciones tan hermosas con  voz celestial.

Pastora Herdugo
Derechos reservados



jueves, 12 de septiembre de 2013

Brilla el sol en las arenas



En la arena el sol brilla,
 sobre el mar, es diamante incrustado,
sus olas son puntilla,
 lo observo callado,
me lleva  a un mundo que  no he hallado.
---------------
Lira


Pastora Herdugo  
Derechos reservados 


martes, 10 de septiembre de 2013

El espíritu vuela

El espíritu vuela

Mientras duermo el espíritu vuela,
sus alas invisibles van cruzando
espacios intangibles y van revelando
premoniciones que voy acatando.


Mi voluntad se queda sin tutela,
poco a poco me voy adentrando
en tu espacio, un aroma a canela
me envuelve, te beso, y anhelando
tus caricias voy, y no se revelan
¡Te olvidaste de seguir amando!
Yo amaré por los dos aunque duela
florecieron lazos muy prolongados,
que se disiparon. ¡Fue una quimera!.

Pastora Herdugo
Derechos reservado 



domingo, 8 de septiembre de 2013

CÓNDOR ERES MAJESTUOSO

                                                             

majestuoso en tu  planear, al viento, 
surcando los mares vas, y te elevas  
al cielo, con tus  rojizos pigmentos
desde tu  alta posición ves que nieva
en las montañas andinas,   presiento 
 largas horas errantes y te llevan
 por las corrientes térmicas al lago, 
bebes, y te recreas como un mago.

Pastora Herdugo
Derechos reservado 


Octava real 

ARMIK