Páginas vistas en total

viernes, 6 de diciembre de 2013

Porqué te fuiste

                               

La remisión de la noche se extiende  mucho más del infinito, una   tenue luz se asoma  envuelta en jirones de nieblas que navega invisible por fronteras entre lo irreal y lo existente.
Sentada en la orilla del mar, voy visualizando recuerdos que llegan despacio y cadenciosos, son imágenes de  aquellos días de mi niñez  donde todo era felicidad.
De pronto observo a un hombre que se aproxima con  una túnica blanca, pero no lo reconozco hasta que está a pocos pasos de mí,  observo esa sonrisa tan  tuya, esos ojos tan bondadosos; me levanto y te abrazo, no quiero que se terminen esos instantes…nos sentamos y escucho tú voz, tan nítida Papá-. Mi  princesa de luz, mi niña querida-. Mis lagrimas resbalan por mis mejillas, y tú me las enjugas - Mi niña no llores más por nadie vive tu vida que es tuya- Papá porque te fuiste, sabes que me he encontrado muy sola- siempre estoy contigo mi princesa. Te levantas y muy despacio desapareces.
Mis emociones se recomponen, y me despojo de todas las indumentarias  y me voy sumergiendo en el agua salada, siento como mi sangre se revitaliza en aquellas horas indecisas, se barren todas mis inquietudes como hojarascas secas. El mar y tu me habéis dado la Paz. 

Pastora Herdugo 
Derechos reservados 

No hay comentarios:

Publicar un comentario